En algunas mujeres suele suceder que su deseo de ser madre pasa a convertirse en una obsesión por quedar embarazada a toda costa.

Cuando el instinto maternal toca la puerta quieren tener un hijo y tenerlo lo antes posible, especialmente en casos donde ha habido alguna dificultad anterior como por ejemplo un aborto que les ha roto la ilusión.

Mes tras mes se produce una decepción al comprobar que no han conseguido el tan deseado embarazo, estando incluso convencidas de que tenían síntomas inexistentes.

Son capaces hasta de calcular la fecha de parto a partir del día que tiene relaciones, que pasan únicamente a convertirse en un acto reproductor en el período de fertilidad más que en un acto de amor.Cuando el deseo obsesivo de quedar embarazada controla tu mente, condiciona tu propio cuerpo y las relaciones con tu pareja, a quien acabas viendo como más que como a un compañero como a una especie de semental.

La cosa no es así. Esta comprobado que cuando nos relajamos y liberamos la mente de obsesiones también se liberan las trabas de nuestro cuerpo.

Es allí cuando se produce el embarazo, que además no debe ser una necesidad obsesiva sino una vocación, una entrega basada en el deseo de ser madre. Por mucho que nuestro ginecólogo nos haya dicho por activa y por pasiva que el tiempo medio para conseguir un embarazo natural en parejas sin problemas, es de un año, cuando han pasado unos meses y el test de embarazo sigue saliendo negativo, lo emocionante puede convertirse en angustioso.Pero relájate por ti, relájate para vivir tranquila y ser un poco más feliz, porque unos meses no son tanto tiempo y cuando por fin consigas tu ansiado positivo, lo disfrutarás más si todo el proceso de búsqueda has estado contenta.
Resultado de imagen de EMBARAZADAS CON EL TEST

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
Elige

Tu Centro Ecobaby