Gestar una vida en el vientre materno tiene un significado tan especial para las madres que algunas desean dejar una huella en su cuerpo con un tatuaje. En ese sentido, son muchas las interrogantes que surgen durante el embarazo.

Existen varias preocupaciones respecto a los tatuajes durante el embarazo, así que lo más recomendable sería esperar a tener el bebé antes de hacerse uno. Estas son las cuestiones a considerar:

  • La Hepatitis B, una infección peligrosa del hígado, y el VIH/Sida son dos de las muchas enfermedades que pueden contagiarse a través de los fluidos corporales. Esto significa que puedes contagiarte de una de estas enfermedades si te haces un tatuaje con una aguja infectada. Y es posible que contagies estas enfermedades a tu bebé si estás embarazada.
  • No se sabe mucho acerca de los efectos que la tinta y los colorantes que se emplean para los tatuajes tienen en el bebé en desarrollo. Una cantidad pequeña de productos químicos que puede ser inocua para un adulto puede tener un gran impacto en un feto.
  • Los tatuajes que ya tenías en el momento de quedar embarazada no afectarán a tu bebé, pero las estrías y los cambios en tu piel durante el embarazo pueden hacer que el tatuaje quede distorsionado o descolorido.Pero si aún así la mujer se empeña, que «evite las zonas de los pezones y los genitales porque podrían interferir en el parto y la lactancia» Otra razón más para no tatuarte la piel cuando ya estés embarazada: corres el riesgo de parto prematuro porque, según explica Ramón de Lucas, cualquier procedimiento doloroso puede desencadenar el adelanto del nacimiento, sobre todo cuando se manipulan los pezones y las areolas o los genitales. Consulta siempre a tu médico si estás pensando en hacerte un tatuaje o «piercing».

Resultado de imagen de imagenes de embarazadas con tatuajes

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
Elige

Tu Centro Ecobaby