Durante la gestación, el organismo de la mujer experimenta grandes cambios fisiológicos y hormonales que afectan a casi todas las partes de su cuerpo, también a su piel. A partir del segundo trimestre pueden aparecer cicatrices en la superficie de la piel, para evitarlo hay que intentar prevenir las estrías en el embarazo desde el primer momento.

Aparecen ante el aumento o la pérdida repentina de peso, por un aumento de la producción de estrógenos en la pubertad o en el embarazo, o por enfermedades que afecten la formación normal de colágeno. Hay que decir también que cada tipo de piel es diferente y que el factor hereditario es igualmente un condicionante de su aparición.El aumento del volumen de la barriga, sumado a que la piel se vuelve más reseca durante el embarazo, hace que hacia la segunda mitad del embarazo, y especialmente en el tercer trimestre que la tripa aumenta su tamaño rápidamente, aparezcan las indeseables estrías. Indeseables para muchas mujeres, para otras, son marcas naturales de lucen como un galardón.

Las estrías es un rasgamiento de las fibras de colágeno y elastina, por ello se produce una rotura y una verdadera cicatriz.

Las estrías pueden ser rojas que las llamamos estrías rubra o blancas que son las estrías alba.

Aunque la piel es muy elástica, cuando este cambio de volumen es muy rápido como ocurre en el embarazo, la producción de colágeno se ve alterada (no tiene suficiente tiempo de producción) y es por ello que la piel se rasga (se rompen las fibras elásticas) y aparecen estas cicatrices denominadas estrías.

Al principio estas marcas son rojas o púrpuras, en la que además se nota una diferencia en el relieve de la piel. Muchas veces estas estrías, se vuelven más claras y van desapareciendo con el tiempo.

Resultado de imagen de estrias embarazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
Elige

Tu Centro Ecobaby