EMBARAZADAS AL AGUA!!!!!

Durante el embarazo es necesario hacer ejercicio por el bienestar de la futura madre y del bebé. La piscina puede resultar una gran aliada de la embarazada, ya que ofrece la posibilidad de que realice una actividad física muy saludable.

Los grandes cambios que experimenta el cuerpo de la mujer durante el embarazo necesitan que este se mantenga en forma para sobrellevarlos: el aumento de peso, la dificultosa circulación sanguínea, la pesadez muscular…

La natación ayuda a la mujer a mantener a raya muchas molestias y dolencias durante el embarazo, ya que este ejercicio ayuda a eliminar líquidos, evita el sobrepeso y prepara los músculos para los cambios durante la gestación y para el parto.

Además, al ser un medio en el que la mujer no nota su peso, es ideal practicarlo hasta el mismo momento del parto (repetimos, si no existen riesgos, nos encontramos bien y el especialista lo considera adecuado), ya que el gran aumento de volumen y peso apenas influye en el ejercicio que podamos hacer en la piscina.

Si a todo ello sumamos que se trata de un medio refrescante, ideal para sumergirse en él y mitigar los calores del verano… ¿qué más podemos pedir?

La natación es el ejercicio más frecuente en la piscina. Excepto el estilo mariposa que no es recomendado porque fuerza los brazos y tiene más impacto, el resto de estilos va a gusto de la mujer. El estilo braza es muy recomendado al poner en marcha muchos músculos, también espalda sobre todo para el final del ejercicio relajar la columna, el croll… Por supuesto, todo a un ritmo que no nos fatigue.Resultado de imagen de embarazadas piscina

Deja un comentario