MIEDO A SUFRIR UN ABORTO

Siempre existirá el temor a que el feto no esté bien, a que el embarazo no avance adecuadamente, a que se produzca un aborto espontáneo. El miedo de la mujer se explica debido a que el aborto natural se produce por causas no intencionadas y es muy difícil de prevenir. Como no está en nuestra mano el evitarlo (aunque sí intentar disminuir las probabilidades de tener un aborto espontáneo), nos asusta.Tu gran preocupación ¿qué causa el aborto espontáneo? Puede suceder por muchas razones, pero una gran cantidad (entre un 50 y un 70% de los casos) de los que ocurren durante el primer trimestre del embarazo se deben a problemas genéticos o anormalidades cromosómicas (en los cromosomas) del óvulo fecundado, o a problemas con el desarrollo y en la implantación en el útero. Cuando la mujer tiene un aborto espontáneo por primera vez, casi nunca se hace un análisis completo (se asume que se debe a lo indicado anteriormente), pero aunque se hiciera, es difícil determinar exactamente la causa que lo produjo. Ya cuando se llega a las seis semanas de embarazo, las probabilidades de que ocurra un aborto espontáneo se reducen significativamente.  Pero cuidado, hay que tener en cuenta otros factores de riesgo.

  1. La edad: a partir de los 40 años, la mujer tiene el doble de probabilidades de sufrir un aborto espontáneo que una de 20, y se debe a que con la edad aumentan las probabilidades de concebir un bebé con irregularidades cromosómicas, que son embarazos que se pierden con más facilidad.  El riesgo aumenta con cada embarazo posterior.
  2. Si la mujer ha tenido más de dos abortos espontáneos seguidos.
  3. Enfermedades crónicas como una diabetes mal controlada, condiciones del sistema inmunológico como el lupus, y trastornos hormonales como el síndrome del ovario poliquístico.
  4. Antecedentes familiares de defectos de nacimiento o problemas genéticos, tanto por el lado de la mujer como por el lado del papá.
  5. Infecciones bacterianas (como la listeria) o de enfermedades como la rubéola, paperas, sarampión, etc.
  6. Hábitos como el de fumar, beber o usar drogas.
  7. Uso de ciertos medicamentos (con o sin receta). Es muy importante que le comuniques a tu obstetra o al ginecólogo qué medicamentos (o suplementos) tomas.
  8. Obesidad
  9. Ciertos procedimientos utilizados para diagnóstico (como la amniocentesis).
  10. Si te quedas embarazada a menos de 3 meses de haber dado a luz, tienes más riesgo de sufrir un aborto espontáneo.El consejo que os puedo dar habiendo pasado por ello es no buscar culpas donde no las hay, apoyarse en la pareja y en la familia e intentar volver a quedar embarazada con la misma ilusión una vez pasado el tiempo recomendado por el médico.

    La próxima vez saldrá todo bien, ya lo veréis.   ¡Ánimo!

     

    Resultado de imagen de IMAGENES MUJERES DESPUÉS DE UN ABORTO

Deja un comentario