Hace bastante tiempo que no escribo ninguna reflexión y creo que ha sido porque gracias a Dios va todo bien, normal y no ha habido nada especialmente destacado en este tiempo. Los análisis de azúcar normal, he empezado a tomar hierro, sigo con el ácido fólico, sin ganas de pescado, y poco más. Me encuentro fenomenal, no tengo náuseas, mareos, casi no tengo ardores…. En fin… nada que pueda contar!!. Lo que sí es verdad, es que hay un antes y un después cuando tu bebé ya se mueve en la barriga. Ya comienza otro mundo, otra historia. Yo no dejo de maravillarme con la idea de que dentro de mí, se esté formando una vida nueva. Un nuevo ser humano que antes no existía y es fruto de mi historia con mi marido, fruto de nuestro amor. Nuestro amor ahora tiene un rostro, tiene un nombre: Pablo. Qué maravilla más maravillosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
Elige

Tu Centro Ecobaby