Consejos para controlar el estrés por el parto

¿Te encuentras en la recta final del embarazo y te preocupa lo que pueda pasar cuando llegue el gran momento? Aquí tienes 3 ideas afrontar la llegada de tu bebé con tranquilidad.

  1. Estate preparada para cuando te pongas de parto

  2. Procura mantener la calma

  3. Haz una lista de tareas para el día D

El padre procura tranquilizarte, hasta que se pone tan nervioso como tú, tus amigas te cuentan lo «bien» que les fue a ellas… No hagas mucho caso y sigue estos 3 consejos para controlar tu estrés al acercarse el parto.

Estate preparada para cuando te pongas de parto

Una vez alcanzado el novenos mes de embarazo (35ª semana de gestación), el parto puede producirse en cualquier momento de forma imprevisible. Para que no te pille por sorpresa, simplemente:

  • No salgas de viaje ni te alejes mucho de casa en las últimas semanas de gestación
  • Prepara tu maleta de parto y la canastilla

¿Cuándo acudir al hospital?

Tendrás que acudir al centro hospitalario cuando las contracciones sean regulares (es decir, se produzcan cada 10 minutos) o cuando rompas aguas.

Procura mantener la calma

Cuanto más tranquila y en confianza te encuentres, mejor transcurrirá el parto (aunque siempre pueden ocurrir imprevistos). Es por esto por lo que se recomienda:

  • Asistir a las clases de preparación al parto y a las consultas prenatales con el médico
  • Haber elegido la maternidad en la que dar a luz (grande, pequeña, pública, privada, según tus preferencias)
  • Visitar con antelación el paritorio (para conocerlo e imaginarte en él)
  • Conocer personalmente al equipo médico que te atenderá y que te transmita confianza

Si no es así, no dudes en plantear todas las preguntas sobre cualquier aspecto que te pudiera preocupar. Otra buena idea es cuidar de ti misma, con actividades tranquilas y de relajación (masajes, baños, música…).

Haz una lista de tareas para el día D

Si temes que, en el momento en que te pongas de parto, tu pareja estará ocupada en el trabajo o puede ocurrir cualquier imprevisto, por improbable que sea, apunta en el móvil o una agenda cualquier número de teléfono que pudiera hacerte falta y los pasos que deberás seguir:

  • Apunta el número de teléfono de la maternidad. Así, podrás explicarle al obstetra cómo son tus contracciones, si has perdido aguas, etc., para determinar en qué momento puedes marcharte para maternidad.
  • Anota los datos de contacto de algún familiar o amigo que pueda hacer de conductor. Si nadie contestara, siempre puedes recurrir a un taxi.
  • En caso de urgencia, siempre puedes llamar al 112. Ahora bien, en ese caso no te llevarán a la maternidad de tu elección, sino a la más próxima.
  • Si ya tienes hijos, ten pensado llamar a algún vecino, amigo o niñera que pueda hacerse cargo de ellos en cualquier momento del día o de la noche.

 

Fuente: Doctíssimo

Deja un comentario