Siguiendo en nuestro recorrido por las molestias del embarazo, hoy le toca el turno al edema. El edema es una hinchazón producida por el exceso de líquido en los tejidos, uno de los males más frecuentes en la mujer embarazada, que puede desembocar en varias consecuencias, más probables y acusadas cuanto más avanzada está la gestación.

Sin embargo, ninguna de dichas consecuencias suele revestir gravedad ni son peligrosos para el embarazo a no ser que se den complicaciones. El edema leve o benigno afecta aproximadamente al 75% de las mujeres embarazadas.

El aumento de volumen sanguíneo y los cambios en sus propiedades también hacen que se acumule líquido en los tejidos. Todo llevará a los primeros indicios de edema y los más habituales: la hinchazón de tobillos y pies, aunque también pueden verse afectados las manos y el rostro.

masaje en los pies

También una menor necesidad de orinar debido a la retención. Estos síntomas suelen disminuir tras el descanso nocturno,

cuando el cuerpo en posición horizontal permite una circulación más fluida.

Los pies, tobillos o piernas hinchadas son los signos más frecuentes de edema. Conforme avanza el embarazo, la presión del útero hace que la sangre que vuelve las piernas hacia el corazón circule más despacio, y esto hace que el fluido de las venas se retenga en los tejidos de pies y tobillos. Tarde o temprano la mayor parte de las mujeres embarazadas verán que les empiezan a apretar los zapatos.

Sobre todo con el calor, la hinchazón de pies y piernas puede resultar incómoda, y para ello habremos de utilizar un calzado de un número mayor del habitual,

que quede suelto.

Encoger los pies dentro de un zapato apretado sólo agravará el problema.

Incluso, este síntoma puede ir acompañado de molestos calambres. Cuanta más libertad demos al pie y a las piernas, con prendas amplias y flexibles, mejor para la circulación.

Suaves masajes que relajen los músculos y que ayuden a circular los líquidos aliviarán la hinchazón, tanto de manos como de pies, piernas o cara. En el caso de los pies y piernas, mantenerlos descansando en alto durante un buen tiempo

también reducirá el volumen de líquido retenido. Por ello cuando nos acostemos a descansar o para dormir es bueno poner unos amplios cojines que eleven el punto de gravedad. Hacer rotar los tobillos o mover los dedos también ayudará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
Elige

Tu Centro Ecobaby