DORMIR CON CALOR

Las mujeres son dos veces más propensas que los hombres a padecer trastornos del sueño. Las modificaciones hormonales cíclicas son las principales causantes de esta mayor incidencia entre el sexo femenino.

Pero no hay que olvidar otras razones, como la mayor presión social a la que están sometidas o la mayor incidencia de los trastornos depresivos.

Si a todos estos hechos biológicos, sociales y personales le añades los inconvenientes propios de un embarazo, la ecuación es peligrosamente inversa: cuando más necesitas descansar, más complicado lo tienes. Y en pleno verano, con el calor que hace… ¡más difícil todavía!

¿Cómo puedes evitar que Morfeo, el dios del sueño, te deje abandonada para irse de vacaciones?

Recientes estudios ponen de manifiesto que 6 de cada 10 embarazadas tienen problemas para dormir. En el último trimestre de gestación, hasta un 95% de las mujeres reconocen haber tenido alguna dificultad para conciliar y mantener el sueño. En ello influye el volumen del vientre, la necesidad de ir al baño con más frecuencia, las dificultades para respirar… ¡Y las hormonas!

El progresivo aumento de estrógenos y de progesterona, que se produce durante todo el embarazo, reduce la fase REM (Movimiento Rápido de los Ojos, en sus siglas en inglés), de la misma manera que durante los últimos meses de gestación bajan los niveles de cortisol, una hormona íntimamente relacionada con el ciclo del sueño.

Cuando no concilies el sueño embarazada…

 

Deja un comentario