Embarazos en primavera alergias

Estar embarazada en primavera supone para algunas mujeres una serie de inconvenientes, especialmente si se sufre de alergia. No siempre se puede predecir de qué manera reaccionará el sistema inmune durante la gestación por lo que, en caso de padecer alergias, es importante planificar previamente con el ginecólogo qué tratamiento se podrá seguir con efectividad. Así, aunque los antihistamínicos suelen ser los más utilizados por los alérgicos, es necesario interrumpir su dosis durante el embarazo y ayudarse a través de otras alternativas.

Es importante saber que no es aconsejable tomar algún tipo de tratamiento farmacológico durante los tres primeros meses de embarazo, puesto que este es el periodo de formación del feto.

  • Evita todo tipo de factores que desencadenen un ataque alérgico: polen, polvo, el cloro, algunos perfumes… y en general olores fuertes o desagradables.
  • Lávate las manos asiduamente para evitar el contagio de virus.
  • Evita exponerte al exterior en días de mucho viento, especialmente no acudas a zonas verdes, ni tiendas la ropa fuera…etc.
  • Bebe muchos líquidos e ingiere fruta rica en vitamina C.
  • Realiza lavados de las fosas nasales con agua tibia o suero fisiológico para paliar los síntomas.
  • No ingieras ningún descongestionante.

    Cómo diferenciar una alergia de un  resfriado

    Ambos comparten síntomas en común. No obstante, existen diferencias entre una alergia y un resfriado.

    El resfriado tiene antecedentes epidemiológicos, es decir, la persona que lo padece por lo general estuvo en contacto antes con otra persona enferma, mientras que la alergia surge espontáneamente. Además, el resfriado presenta síntomas como picazón, estado febril, dolor corporal y molestias digestivas en ocasiones, mientras que las alergias no muestran estas condiciones, salvo la picazón y la mucosidad.Resultado de imagen de embarazox primavera alergias

EMBARAZO Y ESTRÍAS ¿ CONDENADOS A ENCONTRARSE ?

Durante la gestación, el organismo de la mujer experimenta grandes cambios fisiológicos y hormonales que afectan a casi todas las partes de su cuerpo, también a su piel. A partir del segundo trimestre pueden aparecer cicatrices en la superficie de la piel, para evitarlo hay que intentar prevenir las estrías en el embarazo desde el primer momento.

Las estrías no son unas desconocidas para ninguna mujer, a muchas de nosotras nos aparecen en la pubertad en glúteos, caderas, pecho… Y la cosa no es diferente cuando hablamos del embarazo, el 90% de las mujeres acaban esta etapa con alguna que otra nueva estría en su piel y, entonces nos planteamos la obligatoria pregunta, ¿podemos, de alguna manera, evitar su aparición?

Para poder “atacar” las estrías con eficacia es importante que comprendamos cómo y por qué aparecen: las estrías son cicatrices en la piel, pequeñas marcas que se producen cuando las fibras de colágeno y elastina de la dermis se rompen a consecuencia de cambios hormonales bruscos y, también y especialmente, por subidas y bajadas de peso muy rápidas; es entonces cuando la piel, al no tener suficiente tiempo para adaptarse a la nueva situación, acaba rompiéndose.

Y entonces ¿cómo podemos evitar su aparición? La respuesta es sencilla y parece obvia: la clave es la hidratación.

El masaje regular en el área del abdomen, vientre, muslos y pecho te ayudará a que la piel esté más suave y flexible. El masaje con aceite es uno de los remedios caseros más populares que existen ya que se pueden ver sus resultados rápidamente. Los aceites que puedes utilizar para la eliminación y prevención de las estrías son: el aceite de oliva, aceites esenciales para masajes, rosa mosqueta y aceite de ricino.

El aloe vera es un tratamiento eficaz que sirve para muchos problemas de la piel. Tiene propiedades curativas y relajantes que te ayudarán a deshacerte de las estrías. Para aplicarla puedes frotar directamente el gel del aloe vera en el área de la piel afectada, dejar actuar durante 15 minutos y después enjuagar con agua tibia.Resultado de imagen de embarazo y estrias