TE ESPERABAS EL EMBARAZO?

En la mente de las personas que no han pasado por ello suele haber dos tipos de embarazadas: las felices y las deprimidas, una visión fruto en muchas ocasiones de lo que nos muestra la publicidad y el cine. Especialmente predomina una visión de la embarazada feliz porque espera con ilusión un hijo.

No negaré, que, salvo en el caso de embarazos no deseados, exista esa ilusión. Pero, ¿se puede esperar un hijo sin estar feliz? ¿Es posible, y, más importante, es normal que nuestro embarazo no sea tan bonito como esperábamos? La mujer puede llegar a incrementar su malestar si piensa (o le hacen creer) que no es normal que su estado de ánimo no sea óptimo.

Pero los cambios de carácter durante el embarazo son habituales, ya que los cambios hormonales revolucionan nuestro cuerpo, y probablemente nuestros sentimientos sean un tíovivo que pasa por momentos dulces y amargos, por momentos críticos y tranquilos.

Precisamente el aspecto físico de la embarazada suele causar malos sentimientos en las futuras mamás, que ven cómo su cuerpo sufre una revolución y cambios inesperados. Por eso es importante informarse bien de cuáles pueden ser esos cambios, para que no nos pillen por sorpresa (entonces es más difícil entenderlos) y los acepten con naturalidad como algo (habitualmente) pasajero.La embarazada también puede pensar que probablemente en unas semanas su estado anímico cambie, pero que no sucede nada si no es así, incluso hasta el final del embarazo. Normalmente, cuando llega el bebé, aunque sea tan tópico, “todo lo malo se olvida”.

En definitiva, aunque muchas para mujeres el embarazo puede ser una etapa maravillosa, no debemos pensar que cuando el embarazo no es tan bonito como te imaginabas estás atravesando una rareza. El entorno debería ser comprensivo con estas mujeres y ayudarlas en lo posible para que se sientan mejor.

Resultado de imagen de embarazos con depresion

Insomnio en el embarazo

​El insomnio en el embarazo es muy habitual y es uno de los trastornos más frecuentes de la embarazada. Sus causas se deben tanto a razones fisiológicas como psicológicas. Si estás embarazada y no consigues conciliar el sueño, no te preocupes, es algo normal. La presencia cada vez más pesada y perceptible de la barriga, los continuos movimientos del bebé y los posibles trastornos dificultan el sueño de la embarazada.

A esto se le añade los cambios hormonales propios del embarazo, que interfieren considerablemente en el ritmo sueño-vigilia natural y la ansiedad relacionada con el parto y con la inminente maternidad, pues son muchos los miedos e inseguridades que «acechan» a la futura madre.

Por tanto, durante el embarazo, son múltiples los factores que pueden interferir en el sueño, provocando el insomnio.

Beberse un vaso de leche caliente, ver una buena película (a ser posible, evitando géneros violentos o excitantes), leer un buen libro, preparar un pastel o hacer punto… Se trata de acciones sencillas que pueden resultar de gran ayuda para relajarse antes de irse a la cama.

Deben evitarse las siestas de después de las comidas, puesto que pueden hacer que llegues a la noche demasiado descansada.

Tampoco son aconsejables las actividades deportivas practicadas unas horas antes de irse a la cama, ya que activan una mayor cantidad de neurotransmisores que acentúan el estado de vigilancia.

Una alimentación desequilibrada tampoco ayudará a las embarazadas a conciliar el sueño. Las «comilonas» obligan al organismo a realizar una digestión lenta y laboriosa, mientras que el ayuno favorece que te despiertes por la noche debido al hambre. Evita también el consumo a últimas horas de la tarde de sustancias excitantes, como el café, el té y los refrescos de cola.

Resultado de imagen de el embarazo te quita el sueño

EMBARAZOS Y REFRESCOS

El gas que contienen algunos refrescos y que produce el efecto de burbujas no es perjudicial durante el embarazo, por lo que puedes tomarla sin problemas si estás embarazada. Sin embargo, no es recomendable en el caso que tengas problemas de gases, ya que la carbonatación en las sodas puede causar gases.

La mayoría de las bebidas contienen conservantes, saborizantes y edulcorantes artificiales. Aunque tomar grandes cantidades de cualquiera de estos elemento no es recomendable para las mujeres embarazadas, si se toman con moderación no suponen ningún problema para el normal desarrollo del embarazo.

El consumo habitual de bebidas endulzadas con edulcorantes artificiales durante el embarazo aumenta el riesgo de sobrepeso y obesidad en los hijos en los primeros años de la infancia, según revela un estudio.

Las bebidas con cafeína. Debes limitar el consumo diario de té y café porqué durante el embarazo aumenta tu sensibilidad a la cafeína y sus efectos en el sueño y el ritmo cardíaco.

– El alcohol.  Es la bebida que está totalmente prohibida cuando esperas un bebé, ya que puede tener efectos negativos sobre su desarrollo. Resultado de imagen de el embarazo y los refrescos

EMBARAZADAS CANSADAS Y CON SUEÑO

Uno de los síntomas más comunes del embarazo es un cansancio intenso y aparentemente inexplicable que, frecuentemente, es acompañado de sueño excesivo. La gestante en los primeros meses de embarazo se cansa por todo y por nada y la cama parece siempre ser el lugar donde se siente mejor.

Incluso las mujeres que históricamente siempre han dormido poco, o que eran llenas de energía, capaces de acumular múltiples tareas profesionales y deportivas, terminan derrumbadas por el cansancio y por el sueño en el embarazo. A veces ni un capítulo entero de una telenovela consiguen ver sin quedarse dormidas.

Para algunas mujeres la palabra cansancio puede sonar como un eufemismo, porque lo que realmente sienten es mucho más que cansancio, es una sensación de agotamiento.

El cansancio  y  el sueño excesivo se presentan en el primer trimestre, no teniendo, en un primer momento, nada que ver con el peso del feto o el tamaño del vientre.

El cansancio  y el sueño se originan  en los cambios hormonales y fisiológicos que el cuerpo de la mujer comienza a sufrir en las primeras semanas de embarazo. Entre las diversas hormonas que se cambian durante el embarazo, la progesterona es la que más se destaca. Durante el embarazo, los niveles de esta hormona sufren un aumento  en más del 500%. La progesterona es esencial para el mantenimiento del embarazo y para el desarrollo del feto; no obstante, causa muchos efectos secundarios, siendo la sensación de cansancio extremo y sueño excesivo uno de los principales.La mujer embarazada en las primeras semanas, además de desarrollar el feto, necesita generar la placenta que irá nutrir el bebé durante el embarazo. Este proceso exige mucho gasto de  energía, haciendo que el cuerpo de la mujer  priorice el desarrollo del embarazo en detrimento de sus actividades diarias.La mujer embarazada, por lo tanto,  ya respira de forma más rápida que de costumbre y utiliza parte del oxígeno inspirado para el desarrollo del feto y de la placenta. Siendo así, cualquier actividad física que demande un aumento mayor del consumo de oxígeno tiende a ser intolerable, principalmente por las mujeres que eran sedentarias antes del embarazo y tienen una capacidad cardiopulmonar por debajo de la deseada.

Resultado de imagen de mujeres embarazadas con sueño

DISFRUTAD DE LA PLAYA EN EL EMBARAZO

Un embarazo veraniego puede ser un disfrute , pero también es cierto que lanzarse a la playa con una tripa importante no tiene nada que ver con aquellos veranos de soltera tostándonos al sol sin más preocupación que desplazarnos del chiringuito a la hamaca y de la hamaca a la orilla.

Embarazada la playa es otra cosa, la verdad, pero también se puede pasar de lo lindo siguiendo estos consejos para disfrutar de tu embarazo en la playa.

Desde luego las horas más agradables para escaparse a la playa en avanzado estado de gestación son pronto por la mañana o al atardecer, para evitar las horas de más calor y el sol más fuerte.

Las últimas horas de la tarde son también las mejores para prevenir los bajones de tensión a los que somos tan propensas durante el embarazo.

Si pese a nuestro barrigón nos atrevemos a desafiar la playa en las horas punta del mediodía conviene siempre asegurarse una sombra adecuada.

La deshidratación es quizá el mayor enemigo de la mujer embarazada en la playa. Debemos acordarnos siempre de llevar agua fresca en abundancia y de beber con frecuencia.

El agua del mar es ideal para paliar el edema, refrescarnos y reducir la retención de líquidos. No te prives de nadar en el mar y pasear por la orilla.Resultado de imagen de embarazadas en la playa