CIÁTICA EN EL EMBARAZO

Alrededor del 30% de las mujeres sufren de ciática durante el embarazo. Es un dolor en la parte baja de la espalda que en la mayoría de los casos aparece a partir del segundo trimestre de gestación y persiste durante el tercero.

La ciática se produce al inflamarse el nervio CIÁTICO, el nervio más largo y ancho del cuerpo. Comienza en la pelvis, continua por la parte trasera de los muslos y se ramifica detrás de las rodillas llegando hasta los pies.

Son varios los factores que se dan en el embarazo para que la mujer padezca de ciática, un dolor intenso y bastante molesto en la zona lumbar. Es un dolor muy característico. Suele ocasionar un dolor referido a la pierna, ya que comienza en la parte baja de la espalda y se extiende por la parte trasera de la pierna hasta el pie.

El nervio ciático es un nervio especialmente vulnerable a la presión. Por eso la sobrecarga de peso que se produce durante el embarazo ocasiona dolor en el nervio. A medida que el útero crece, los nervios espinales que alimentan el nervio ciático en la parte baja de la espalda se comprimen e irritan.

Practicar ejercicio moderado: hemos comentado miles de veces los beneficios de realizar actividades físicas moderadas durante el embarazo. Prácticas como la caminata, la natación o el yoga contribuyen a reforzar los músculos previniendo la relajación de la musculatura abdominal y el sedentarismo. Ambos son factores que aumentan el riesgo de que el dolor aparezca o persista por más tiempo.Si el dolor es muy fuerte, se pueden tomar complementos a base de vitaminas del grupo B, que refuerzan los nervios, o bien a base de magnesio, de acción miorrelajante. En los casos más agudos, se puede recurrir a un anti inflamatorio, pero sólo bajo prescripción médica.

Resultado de imagen de ciatica embarazadas

EMBARAZADAS AL AGUA!!!!!

Durante el embarazo es necesario hacer ejercicio por el bienestar de la futura madre y del bebé. La piscina puede resultar una gran aliada de la embarazada, ya que ofrece la posibilidad de que realice una actividad física muy saludable.

Los grandes cambios que experimenta el cuerpo de la mujer durante el embarazo necesitan que este se mantenga en forma para sobrellevarlos: el aumento de peso, la dificultosa circulación sanguínea, la pesadez muscular…

La natación ayuda a la mujer a mantener a raya muchas molestias y dolencias durante el embarazo, ya que este ejercicio ayuda a eliminar líquidos, evita el sobrepeso y prepara los músculos para los cambios durante la gestación y para el parto.

Además, al ser un medio en el que la mujer no nota su peso, es ideal practicarlo hasta el mismo momento del parto (repetimos, si no existen riesgos, nos encontramos bien y el especialista lo considera adecuado), ya que el gran aumento de volumen y peso apenas influye en el ejercicio que podamos hacer en la piscina.

Si a todo ello sumamos que se trata de un medio refrescante, ideal para sumergirse en él y mitigar los calores del verano… ¿qué más podemos pedir?

La natación es el ejercicio más frecuente en la piscina. Excepto el estilo mariposa que no es recomendado porque fuerza los brazos y tiene más impacto, el resto de estilos va a gusto de la mujer. El estilo braza es muy recomendado al poner en marcha muchos músculos, también espalda sobre todo para el final del ejercicio relajar la columna, el croll… Por supuesto, todo a un ritmo que no nos fatigue.Resultado de imagen de embarazadas piscina

ESTRÍAS EN EL EMBARAZO

Durante la gestación, el organismo de la mujer experimenta grandes cambios fisiológicos y hormonales que afectan a casi todas las partes de su cuerpo, también a su piel. A partir del segundo trimestre pueden aparecer cicatrices en la superficie de la piel, para evitarlo hay que intentar prevenir las estrías en el embarazo desde el primer momento.

Aparecen ante el aumento o la pérdida repentina de peso, por un aumento de la producción de estrógenos en la pubertad o en el embarazo, o por enfermedades que afecten la formación normal de colágeno. Hay que decir también que cada tipo de piel es diferente y que el factor hereditario es igualmente un condicionante de su aparición.El aumento del volumen de la barriga, sumado a que la piel se vuelve más reseca durante el embarazo, hace que hacia la segunda mitad del embarazo, y especialmente en el tercer trimestre que la tripa aumenta su tamaño rápidamente, aparezcan las indeseables estrías. Indeseables para muchas mujeres, para otras, son marcas naturales de lucen como un galardón.

Las estrías es un rasgamiento de las fibras de colágeno y elastina, por ello se produce una rotura y una verdadera cicatriz.

Las estrías pueden ser rojas que las llamamos estrías rubra o blancas que son las estrías alba.

Aunque la piel es muy elástica, cuando este cambio de volumen es muy rápido como ocurre en el embarazo, la producción de colágeno se ve alterada (no tiene suficiente tiempo de producción) y es por ello que la piel se rasga (se rompen las fibras elásticas) y aparecen estas cicatrices denominadas estrías.

Al principio estas marcas son rojas o púrpuras, en la que además se nota una diferencia en el relieve de la piel. Muchas veces estas estrías, se vuelven más claras y van desapareciendo con el tiempo.

Resultado de imagen de estrias embarazo

ANTOJOS EN EL EMBARAZO

Los antojos forman parte del embarazo, esto no se puede negar. Alrededor del 85 por ciento de las mujeres dicen que se les antoja al menos un tipo de comida durante el embarazo. Y no todos estos antojos pertenecen a la dieta alimentaria, ni tampoco son plato de gusto para muchos…

Los antojos durante el embarazo son muy comunes y son muchas las mujeres que los tienen. Y es por ello que se hace necesario preguntarse: ¿qué significa tener un antojo durante el embarazo? No es más que un gran deseo, incluso inaguantable, de comer algún alimento.

En cuanto a los motivos de por qué se producen, los especialistas ofrecen diferentes motivos, entre los que destacan dos. Por un lado, hay algunos que lo achacan a la falta de nutrientes, por lo que el cuerpo reacciona de este modo ante esa deficiencia. En este caso, se puede detectar si se repite con frecuencia el antojo por el mismo alimento, ya que, si así ocurre, se considera que existe una carencia en su organismo e incluso puede tratarse del inicio de un trastorno de carácter fisiológico. En cambio, hay otros expertos que hablan de que es resultado de los cambios hormonales que se producen durante el embarazo.En cuanto a los alimentos que más suelen desearse hay que destacar las frutas ácidas, los dulces, los productos lácteos y las comidas con muchas especies, que tiendan a ser picantes. Por el contrario, lo que menos suele antojárseles es la carne. Asimismo, a menudo suelen sentir debilidad por las bebidas con gas y los alimentos fríos, ya que este tipo de comidas suelen contrarrestar los síntomas propios del primer trimestre como son las náuseas y los vómitos. También es frecuente que se produzcan ansias por comidas con altas dosis de sal. En estos casos se traduce como una necesidad de sodio en el cuerpo, por lo que habrá que satisfacer esa carencia.Aún así, como se dijo antes, es importante que, a pesar de los antojos, se combinen con ricos alimentos que aporten al organismo todo lo que necesita durante el embarazo. De este modo, se pueden buscar alternativas para saciar esas ganas y a la vez seguir comiendo sano. Si por ejemplo, le apetece un helado, puede ser mejor congelar un yogur que le proporcionará calcio, o si por ejemplo, le apetece limón, en vez de tomar una limonada con azúcar, será mejor que paladee este sabor mientras toma un filete de pescado bien condimentado con limón. Así, estará aportando dosis de hierro a su cuerpo.

Por último, también cabe destacar que los antojos no sólo se refieren a veces a alimentos, ya que también hay mujeres que sienten cierta ansiedad por masticar o morder polvo, hielo e incluso tierra. Se dice que esto ocurre cuando tienen falta de hierro o calcio.

Resultado de imagen de embarazo y antojos dulces

 

DORMIR CON CALOR

Las mujeres son dos veces más propensas que los hombres a padecer trastornos del sueño. Las modificaciones hormonales cíclicas son las principales causantes de esta mayor incidencia entre el sexo femenino.

Pero no hay que olvidar otras razones, como la mayor presión social a la que están sometidas o la mayor incidencia de los trastornos depresivos.

Si a todos estos hechos biológicos, sociales y personales le añades los inconvenientes propios de un embarazo, la ecuación es peligrosamente inversa: cuando más necesitas descansar, más complicado lo tienes. Y en pleno verano, con el calor que hace… ¡más difícil todavía!

¿Cómo puedes evitar que Morfeo, el dios del sueño, te deje abandonada para irse de vacaciones?

Recientes estudios ponen de manifiesto que 6 de cada 10 embarazadas tienen problemas para dormir. En el último trimestre de gestación, hasta un 95% de las mujeres reconocen haber tenido alguna dificultad para conciliar y mantener el sueño. En ello influye el volumen del vientre, la necesidad de ir al baño con más frecuencia, las dificultades para respirar… ¡Y las hormonas!

El progresivo aumento de estrógenos y de progesterona, que se produce durante todo el embarazo, reduce la fase REM (Movimiento Rápido de los Ojos, en sus siglas en inglés), de la misma manera que durante los últimos meses de gestación bajan los niveles de cortisol, una hormona íntimamente relacionada con el ciclo del sueño.

Cuando no concilies el sueño embarazada…

 

LA ROPA EN EL EMBARAZO

Olvida las viejas camisas enormes de tu marido y las mallas ajustadas. Se puede vestir bien aunque tengas una gran barriga e incluso algunas tallas más.

Acabas de descubrir que esperas un bebé y probablemente la última de tus preocupaciones en este momento será pensar en qué te vas a poner cuando tu vientre, ahora liso, se haya expandido hasta alcanzar volúmenes nunca imaginados. Pero conviene estar preparada e ir anticipando tu armario de embarazada.

Cuando la tripa sea grande y tus piernas estén hinchadas y doloridas por el aumento de peso y la retención de líquidos, te dará una enorme pereza salir a buscar las tiendas para

– Evita usar tejidos rígidos que puedan producir irritaciones en la piel

– Si llevas calcetines, usa aquellos que no compriman demasiado para permitir la buena circulación de la sangre. Sobre todo porque en este período porque es fácil que se produzca la hinchazón en tobillos.

– Evita los tacones altos, no sólo te resultará complicado llevarlos ya que tu centro de gravedad está desplazado, sino que no son buenos para la circulación y pueden provocar la aparición de varices.

– Durante los meses de calor, evita los colores oscuros, ya que absorben más el calor del sol y provocan una mayor sudoración.

la ropa adecuada para esta etapa de tu vida. Surge entonces la tentación de ponerte lo que tengas a la mano -aquí es donde entran la ropa de tu marido y las muy extensibles mallas de elásticas- y esta situación será más fuerte que tu sentido del estilo.

Una regla de oro es que permanezcas fiel a tu estilo y trates de adaptar las prendas premamá a tu forma de vida. Hoy la oferta es enorme y, si en las tiendas no encuentras nada que te guste – que será una cuestión difícil, porque hay mucho de dónde elegir-, también Internet pone a tu alcance opciones casi ilimitadas.

Resultado de imagen de EN EL EMBARAZO ROPA QUE OPRIMA

TE ESPERABAS EL EMBARAZO?

En la mente de las personas que no han pasado por ello suele haber dos tipos de embarazadas: las felices y las deprimidas, una visión fruto en muchas ocasiones de lo que nos muestra la publicidad y el cine. Especialmente predomina una visión de la embarazada feliz porque espera con ilusión un hijo.

No negaré, que, salvo en el caso de embarazos no deseados, exista esa ilusión. Pero, ¿se puede esperar un hijo sin estar feliz? ¿Es posible, y, más importante, es normal que nuestro embarazo no sea tan bonito como esperábamos? La mujer puede llegar a incrementar su malestar si piensa (o le hacen creer) que no es normal que su estado de ánimo no sea óptimo.

Pero los cambios de carácter durante el embarazo son habituales, ya que los cambios hormonales revolucionan nuestro cuerpo, y probablemente nuestros sentimientos sean un tíovivo que pasa por momentos dulces y amargos, por momentos críticos y tranquilos.

Precisamente el aspecto físico de la embarazada suele causar malos sentimientos en las futuras mamás, que ven cómo su cuerpo sufre una revolución y cambios inesperados. Por eso es importante informarse bien de cuáles pueden ser esos cambios, para que no nos pillen por sorpresa (entonces es más difícil entenderlos) y los acepten con naturalidad como algo (habitualmente) pasajero.La embarazada también puede pensar que probablemente en unas semanas su estado anímico cambie, pero que no sucede nada si no es así, incluso hasta el final del embarazo. Normalmente, cuando llega el bebé, aunque sea tan tópico, “todo lo malo se olvida”.

En definitiva, aunque muchas para mujeres el embarazo puede ser una etapa maravillosa, no debemos pensar que cuando el embarazo no es tan bonito como te imaginabas estás atravesando una rareza. El entorno debería ser comprensivo con estas mujeres y ayudarlas en lo posible para que se sientan mejor.

Resultado de imagen de embarazos con depresion

APELLIDO DE LA MADRE PRIMERO ?

En la mayoría de los países de habla castellana, cada persona suele tener dos apellidos derivados de la familia de su padre y madre, en este orden (apellidos paternos y maternos, respectivamente). De modo que en la tradición hispánica nos llamamos con: nombre de pila (uno o varios), apellido paterno y apellido materno.

En nuestro entorno el primer apellido de una persona es el primer apellido de su padre, el segundo apellido es el primer apellido de su madre. Pero no todos saben que en España se ha acabado la prevalencia del apellido paterno sobre el materno en los recién nacidos: los padres pueden cambiar el orden de los apellidos de mutuo acuerdo y cada vez más niños llevan el apellido de su mamá en primer lugar.

Según el artículo 49 de la Ley 20/2011, de 21 de julio, del Registro Civil,

En la inscripción de nacimiento constarán los datos de identidad del nacido consistentes en el nombre que se le impone y los apellidos que le correspondan según su filiación (…) La filiación determina los apellidos. Si la filiación está determinada por ambas líneas, los progenitores acordarán el orden de transmisión de su respectivo primer apellido, antes de la inscripción registral.

En caso de desacuerdo o cuando no se hayan hecho constar los apellidos en la solicitud de inscripción, el Encargado del Registro Civil requerirá a los progenitores, o a quienes ostenten la representación legal del menor, para que en el plazo máximo de tres días comuniquen el orden de apellidos. Transcurrido dicho plazo sin comunicación expresa, el Encargado acordará el orden de los apellidos atendiendo al interés superior del menor.

Cuando el padre y la madre, de común acuerdo, así lo deciden, pueden invertir el orden de los apellidos de su hijo antes de la inscripción del nacimiento de su hijo, de manera que se inscriba con el primero de la madre, como primero, y con el primero del padre, como segundo.

  • Porque la madre quiera que prevalezca en primer orden su apellido paterno. No hay que olvidar que hasta que se permitió la alteración de orden de los apellidos, tener un varón era la única manera de garantizar la continuidad y pervivencia del apellido.
  • Preferir un apellido más llamativo o menos utilizado a un apellido de uso común.
  • La pareja decide, por el motivo que sea, dar preferencia al apellido de la madre.
  • Resultado de imagen de NUEVA LEY DONDE PONER EL APELLIDO D ELA MADRE PRIMERO

Insomnio en el embarazo

​El insomnio en el embarazo es muy habitual y es uno de los trastornos más frecuentes de la embarazada. Sus causas se deben tanto a razones fisiológicas como psicológicas. Si estás embarazada y no consigues conciliar el sueño, no te preocupes, es algo normal. La presencia cada vez más pesada y perceptible de la barriga, los continuos movimientos del bebé y los posibles trastornos dificultan el sueño de la embarazada.

A esto se le añade los cambios hormonales propios del embarazo, que interfieren considerablemente en el ritmo sueño-vigilia natural y la ansiedad relacionada con el parto y con la inminente maternidad, pues son muchos los miedos e inseguridades que «acechan» a la futura madre.

Por tanto, durante el embarazo, son múltiples los factores que pueden interferir en el sueño, provocando el insomnio.

Beberse un vaso de leche caliente, ver una buena película (a ser posible, evitando géneros violentos o excitantes), leer un buen libro, preparar un pastel o hacer punto… Se trata de acciones sencillas que pueden resultar de gran ayuda para relajarse antes de irse a la cama.

Deben evitarse las siestas de después de las comidas, puesto que pueden hacer que llegues a la noche demasiado descansada.

Tampoco son aconsejables las actividades deportivas practicadas unas horas antes de irse a la cama, ya que activan una mayor cantidad de neurotransmisores que acentúan el estado de vigilancia.

Una alimentación desequilibrada tampoco ayudará a las embarazadas a conciliar el sueño. Las «comilonas» obligan al organismo a realizar una digestión lenta y laboriosa, mientras que el ayuno favorece que te despiertes por la noche debido al hambre. Evita también el consumo a últimas horas de la tarde de sustancias excitantes, como el café, el té y los refrescos de cola.

Resultado de imagen de el embarazo te quita el sueño

EMBARAZOS Y REFRESCOS

El gas que contienen algunos refrescos y que produce el efecto de burbujas no es perjudicial durante el embarazo, por lo que puedes tomarla sin problemas si estás embarazada. Sin embargo, no es recomendable en el caso que tengas problemas de gases, ya que la carbonatación en las sodas puede causar gases.

La mayoría de las bebidas contienen conservantes, saborizantes y edulcorantes artificiales. Aunque tomar grandes cantidades de cualquiera de estos elemento no es recomendable para las mujeres embarazadas, si se toman con moderación no suponen ningún problema para el normal desarrollo del embarazo.

El consumo habitual de bebidas endulzadas con edulcorantes artificiales durante el embarazo aumenta el riesgo de sobrepeso y obesidad en los hijos en los primeros años de la infancia, según revela un estudio.

Las bebidas con cafeína. Debes limitar el consumo diario de té y café porqué durante el embarazo aumenta tu sensibilidad a la cafeína y sus efectos en el sueño y el ritmo cardíaco.

– El alcohol.  Es la bebida que está totalmente prohibida cuando esperas un bebé, ya que puede tener efectos negativos sobre su desarrollo. Resultado de imagen de el embarazo y los refrescos