CANSANCIO EN EL EMBARAZO

Resultado de imagen de imagenes de embarazadas cansadas

Uno de los primeros signos del embarazo es el cansancio generalizado y las ganas de dormir a todas horas. Incluso hay mujeres que sospechan que han quedado embarazadas antes de confirmarlo porque sienten fatiga y sueño excesivos. Este cansancio se hace más evidente durante el primer trimestre, cuando el cuerpo comienza a funcionar a toda marcha para dar lugar a una nueva vida.

Se cree que la somnolencia es producida por el incremento en el nivel de progesterona, que trabaja activamente durante las primeras semanas preparando el útero para la implantación del óvulo que ha sido fecundado.

El mejor remedio para este trastorno es el descanso.

Descansa siempre que puedas: encuentra huecos a lo largo del día para relajarte un rato, o si es posible, mejor aún, dormir siestas. Después de comer, por la tarde o antes de la cena. Cualquier momento es bueno aunque las siestas sean cortas.

Duerme más horas por la noche: acuéstate más temprano de lo habitual y si puedes levántate un poquito más tarde. Si no puedes hacerlo durante la semana, aprovecha el fin de semana para recuperar fuerzas.

Al comienzo del embarazo, los médicos suelen recetar un complejo multivitamínico para cubrir las exigencias de vitaminas y minerales que el cuerpo necesita para adaptarse a los cambios que se producen. Las vitaminas del grupo B son las que ayudan principalmente a recuperar el tono y la energía. Si te sientes muy cansada y no tomas un suplemento vitamínico, consúltalo con tu médico.